Isol asegura que gano el nobel infantil por su desenfado

Buenos Aires, 27 de marzo (Télam, por Analía Páez).- La ilustradora argentina Isol, reciente ganadora del premio Astrid Lindgren de literatura infantil y juvenil -dotado con 770.000 dólares-, contó que el jurado encontró en su trabajo "un estilo desenfadado que rompe con el conservadurismo".

Todavía asombrada con el premio sueco, Marisol Misenta, la elegida entre 207 candidatos de 67 países, dijo a Télam que el jurado estaba buscando "un tipo de estética de manera de ver las cosas, lejos de lo comercial. Buscaban riqueza artística y les pareció interesante lo que yo proponía".

La autora de "Secretos de familia" y "El globo", entre otros títulos, ganó premios como el Golden Apple 2003 en la Bienal de ilustración de Bratislava (Eslovaquia), el primer Premio de Ilustración en el Concurso Internacional de Diseño para Prensa (Porto Alegre, Brasil, 1998), y menciones especiales a lo largo de su carrera.

El galardón, que se entrega anualmente en honor a la creadora de Pippi Langstrump, (Pipi calzaslargas), -una pequeña huérfana de cabello rojo, peinada con dos trenzas, amante de los animales, con mucha imaginación y rebelde por naturaleza-, está considerado el Premio Nobel del género de los más pequeños.

La primera argentina en ganarlo sostiene: "Con el dinero aún no sé que voy a hacer pero la idea es que pueda dedicarme a mi profesión sin tener que pensar en el dinero".

"Creo que lo mejor de haber ganado es inspirar a otros hacer lo que se proponen en la vida, sin concesiones -valoró-. A veces uno trata de encontrar un lugar y a veces si uno tiene una opinión propia o más fuerte que el resto, el objetivo puede florecer aunque parezca raro o difícil".

¿En qué basás las historias de tus trabajos? "Me inspiro en mis observaciones cotidianas y en recuerdos de mi infancia. Siempre estuve en el lugar de hija, pero ahora tengo un hijo de un año y tres meses y aún no publiqué nada bajo su influencia, vamos a ver qué pasa".

"Toda mi infancia estuve rodeada de libros. Mis viejos eran amantes de los libros y las pinturas y me invitaban historias graciosísimas y ese tipo de juegos en el que crecí fue una especie de gimnasia, porque jugando el gusto por las cosas, llega más", analiza.

¿Qué libros de la infancia recordás con cariño? "La colección de cuentos de Polidoro que tenía ilustraciones de Hermenegildo Sábat, Ayax Barnes y Napoleón, entre un montón que eran vanguardistas y trabajaban de una manera que influyó mucho en mi forma de ilustrar".

"No perdí nunca el poder de dibujar. Luego, ya de adolescente, ingresé al Bellas Artes y de a poco descubrí que poniendo un texto a la imagen aparecía algo más poderoso y así fue como me decidí por la ilustración", recuerda.

Sus primeros trabajos se forjaron en las redacciones de diarios de tirada nacional donde el cómic la invitó a aprender otras técnicas: "Tenía que encontrar metáforas visuales, opinar y descubrí que eso también me encantaba".

"Hubo un momento en el que trabajaba en todos los lugares que podía, por ese entonces escribí e ilustré un libro, `Vida de Perros`", para un concurso organizado por el Fondo de Cultura Económica de México.

"Fueron tiempos difíciles porque no se usaba la computadora y tenía que enviar a México fotocopia de los bocetos para que los editores conocieran lo que hacía, luego venía la corrección y así todo se iba armando de a poquito. Igual ese año no gané el premio porque decían que mis personajes eran un poco alocados...medios psicóticos", ironiza.

Pero en 1997 concursé de nuevo y lo gané. Fue como ingresar por la puerta grande. El Fondo creyó en mi trabajo y estuvo bueno, porque tenían razón", declara entre risas.

abp-mc-rb 27/03/2013 16:36

Cargando...

ÚLTIMOS VIDEOS