La Guerra Civil de EEUU vista a través de fotos y arte pioneras

Más de 150 años después de que se abriera el fuego de la Guerra de Secesión estadounidense, la triste realidad del conflicto se muestra desnuda en una exhibición en Estados Unidos reflejada en arte y fotos pioneras en ese tiempo.

La guerra de 1861 a 1865, considerada el primer conflicto mundial moderno, fue la primera en ser capturada de comienzo a fin a través del nuevo medio de la fotografía.

"Por primera vez, los estadounidenses vieron cuerpos muertos de estadounidenses", afirmó la curadora, Eleanor Jones Harvey, a los reporteros antes de la apertura de la exhibición la semana pasada en el Smithsonian American Art Museum en Washington.

La muestra 'Guerra Civil y arte en Estados Unidos' ('The Civil War and american art') cuenta con 18 fotografías originales, así como 57 pinturas de artistas como Winslow Homer y Frederic Edwin Church.

Dos días después de la batalla de Antietam en septiembre de 1862 -en la que murieron 23.000 personas- Alexander Gardner realizó una serie de punzantes fotos mostrando filas de cuerpos muertos cerca de un cañón, o el cuerpo de un tirador solitario abandonado en la trinchera.

Justo un mes después, las fotos atraían a multitudes en la exhibición de Nueva York, donde un crítico apuntó a que "con la ayuda de una lupa, se pueden distinguir las características mismas de los asesinados", una novedad en la época.

Las fotos de Gardner de la batalla de Gettysburg un año después fueron vistas por el entonces presidente Abraham Lincoln diez días antes de su mítico discurso de Gettysburg, donde reconoce los sacrificios de ambas partes.

"¿Qué pintas cuando no sabes quién va a ganar, cuánto va a durar o qué pasa después?", se preguntó Jones Harvey.

Más allá de las fotos del campo de batalla, Jones Harvey afirma que buscaba paisajes u otras escenas de la vida cotidiana para mostrar cómo estas dos formas de arte "capturan el impacto transformador de la guerra".

En 'Prisoners from the front', de Winslow Hormer, un general norteño mira a tres soldados del sur capturados, mientras que en 'A visit from the old mistress', una mujer blanca se enfrenta a tres de sus exesclavas.

La tensión es palpable en todos los trabajos destacados, ya que "la guerra no ha acabado verdaderamente", explicó Jones Harvey.

En 1863, en medio de la guerra, Sanford Robinson Gifford pintó 'A coming storm', que muestra un idílico paisaje otoñal oscurecido por nubes de mal agüero. Exhibido poco después del asesinato de Lincoln en 1865, como símbolo del dolor nacional, todavía porta el nombre de su propietario original, el actor Edwin Booth, hermano del asesino de Lincoln, John Wilkes Booth.

La muestra estará abierta en Washington hasta el 28 de abril de 2013. Luego, será trasladada al Metropolitan Museum of Art en Nueva York, para una exhibición en el verano de 2013.

Más de 150 años después de que se abriera el fuego de la Guerra de Secesión estadounidense, la triste realidad del conflicto se muestra desnuda en una exhibición en Estados Unidos reflejada en arte y fotos pioneras en ese tiempo.

Cargando...

ÚLTIMOS VIDEOS