Jenni Rivera pensaba comprar el avión con el que se accidentó

El avión en que se accidentó y falleció la cantante Jenni Rivera había sido autorizado a volar durante seis meses en México, pues estaba en venta y la cantante pensaba adquirirlo, informó el miércoles el gobierno, que negó que el piloto de la aeronave tuviera restricciones para volar.

Los representantes de la empresa estadounidense Starwood Management, propietaria del avión, han "informado a las autoridades que la utilización del mismo por parte de la señora Jenni Rivera y sus acompañantes fue en calidad de promoción, en virtud de que, según su dicho, se encontraba interesada en adquirirlo", señaló la Secretaría de Transportes en un comunicado.

"La aeronave de referencia fue internada al país el 31 de agosto de 2012 por un periodo de seis meses", agregó el texto.

Sobre el piloto a cargo del vuelo, Miguel Pérez Soto, de 78 años, la secretaría señaló que este tenía una licencia vigente "emitida por la autoridad norteamericana sin restricciones para vuelo". El diario mexicano Reforma había asegurado que la licencia de Soto le impedía volar en horas nocturnas y con pasajeros, citando un documento estadounidense.

El LearJet fabricado en 1969 en que viajaba la cantante, de 43 años, junto a seis personas, se estrelló en la madrugada del domingo en un rancho del norte de México tras haber partido de la ciudad de Monterrey (norte) rumbo a Toluca (centro).

El hermano de la llamada 'Diva de la Banda' Lupillo Rivera y otros hermanos se encuentran en Monterrey acompañado a su madre para realizar pruebas de ADN de los restos humanos hallados en el lugar del accidente.

Por otro lado, un juez en Los Ángeles confirmó el miércoles que estudiará una querella contra Jenni Rivera entablada por una mujer que alega haberse roto una pierna tras haber sido empujada por la cantante tras un concierto en California.

El juez David Minning, del Tribunal Superior de Los Ángeles, confirmó la decisión de tomar el caso, que será enmendado por la parte acusadora para hacer figurar como principales demandados a los herederos de Rivera, debido a la muerte de la cantante.

"Qué circunstancia tan trágica", dijo en la audiencia el juez Minning, por el fallecimiento de la artista mexicano-estadounidense.

En junio, el juez había desestimado este caso porque el guardaespaldas, Jesse Contreras -que es uno de los demandados- no había recibido una citación. En esta ocasión, el juez revirtió aquella decisión y fijó una audiencia para el 19 de febrero.

Mayra Pineda García entabló una demanda en octubre de 2011, en la que pide 16.700 dólares en daños, alegando que el guardaespaldas de Jenni Rivera la empujó y le ocasionó la fractura de una pierna cuando ella quiso acercarse a la cantante tras un concierto en Cabazon, a 150 kilómetros al este de Los Ángeles.

El juez también considerará una demanda que Rivera había entablado a su vez contra la compañía que contrató al personal de seguridad, para que sea ésta la que indemnice a la mujer en caso de que el magistrado así lo decida.

El avión en que se accidentó y falleció la cantante Jenni Rivera había sido autorizado a volar durante seis meses en México, pues estaba en venta y la cantante pensaba adquirirlo, informó el miércoles el gobierno, que negó que el piloto de la aeronave tuviera restricciones para volar.

Cargando...