Más allá de la corona

Miss Venezuela hace el oso con su respuesta en Miss Universo

Una vez más, la ronda de preguntas finales a las que son sometidas las finalistas de Miss Universo volvió a hacer de las suyas entre las candidatas; y anoche, la representante de Venezuela, Irene Esser, no solo perdió su corona por la enredada y pésima respuesta que dio, sino porque hizo un sancocho, en el que mezcló nubes, mar y leyes, que todavía ningún intérprete ha logrado descifrar por completo.

La hermosa joven, quien hasta ese momento se perfilaba como la futura Miss Universo, fue la primera de las cinco finalistas en responder la pregunta del jurado. Y aunque hay que ser justo, y admitir que la suya fue la más difícil de todas, también hay que reconocer que a la venezolana le faltó astucia y claridad mental a la hora de responder.

Diego Boneta, uno de los jurados mexicanos, le preguntó a Irene qué ley nueva promulgaría, si tuviera la potestad de hacerlo. Y habiendo tantas necesidades simples en el mundo, que pudieran resolverse con una simple ley, como la reforma migratoria, el control de armas en Estados Unidos, el cese de las guerras o qué sé yo, Irene intentó ser diplomática y el tiro le salió mal…

Tanto, que hoy en las redes sociales ha sido objeto de burlas y críticas que vuelven a poner en duda la inteligencia de las misses, algo injusto, y los más severos ya la ubican como la reina más despistada de toda la historia, por no llamarla de otra manera, pues hasta sacó a relucir su pasión por el surfing en asuntos legislativos.

Top 5/ Miss Universe

“Pienso que cualquier ley que hay en la Constitución o en la vida ya están hechas (algo obvio) y creo que deberiamos tener una manera directa de ir en nuestra similar oh, eh, en nuestra vida… por ejemplo, yo soy surfista y pienso que la mejor ola que puedo tomar es la ola que espero por eso (osea). Por favor haga nuestra la única ley que podamos hacer”, dijo Irene semejante trabalenguas con una enorme sonrisa y un pésimo uso del idioma inglés, que deja a todos con la pregunta: ¿qué dijo?

Luego el turno fue para Miss Filipinas, Janine Tugunon, a quién le preguntaron si como embajadora internacional una Miss Universo debería hablar inglés como requisito para ser coronada.

La hermosa oriental, a quien muchos daban como la ganadora después del bla bla bla acuático de Miss Venezuela, mostró más tacto y calma a la hora de encarar su pregunta y salió airosa, en medio de muchos aplausos.

“Para mí, ser Miss Universo no es solamente saber un idioma específico, tiene que ver con poder inspirar a los demás, influenciarlos y con tal que su corazón se exprese y tenga ideas fuertes, alguien (que no hable inglés) puede ser Miss Universo”.

Después el turno fue para Miss Australia, Renae Ayris, quien debió responder cómo se sentiría si le pidieran bajar de peso para aceptar un contrato de modelaje… y también salió victoriosa.

“Me siento muy bien como me veo y si hay alguien que me pida bajar de peso, no lo haría, porque ante todo tengo que sentirme bien conmigo misma”, dijo.

El turno siguió para Miss USA, Olivia Culpo, quien minutos más tarde se convertiría en Miss Universo, como me lo temía y como lo confesé en mi blog de ayer.

La pregunta para ella fue la típica que nunca falta en este tipo de certámenes. El jurado le preguntó a Olivia qué cambiaría de su vida si tuviera la oportunidad de hacerlo, y aunque su respuesta no fue brillante, pasó la prueba de manera regular.

“Quisiera empezar por decir que de cada experiencia, sin importar la que sea, buena o mala, uno aprende algo. Esa es la vida. Pero algo que he hecho y que me arrepiento, probablemente es que molestaba mucho a mis hermanos cuando estaba creciendo, porque uno los aprecia mucho más cuando crece”, respondió la hoy Miss Universo.

La ronda de preguntas terminó con la hermosa Miss Brasil, quien debió quedar en una mejor posición por su belleza y su respuesta. A Gabriela Markus le preguntaron qué le diría a los críticos que consideran que el hecho de que una mujer use vestidos de baño solo las pone como meros objetos sexuales.

“Creo que no es solo la forma como nos vestimos, creo que podemos mostrar la personalidad que tenemos usando un traje de gala o un bikini. Lo verdaderamente importante es mostrarle a la gente como somos por dentro y lo que tenemos en nuestro corazón”, dijo la brasilera, quien se robó el aplauso del público.

Al terminar el show, la única de las finalistas que pasó a la historia fue Miss Venezuela, por su pésima respuesta y aunque dejó escapar de sus manos la corona como Miss Universo, ella jamás será olvidada por su infame trabalenguas.

La moraleja que aquí les queda a las misses es que si no hay respuesta no hay corona. No se trata de ser cerebritos, pero por lo menos hay que mantener la calma, hablar en el idioma que más cómodas se sientan y respirar antes de responder; así hizo Oliva Culpo, a quien su simple respuesta le sirvió para ser hoy la mujer más bella del Universo, aunque a mí y a muchos no nos guste la idea en lo más mínimo

YAHOO OMG! EN TWITTER

Cargando...